El aceite de palma y sus efectos en la salud

El aceite de palma y sus efectos en la salud

El aceite de palma. Sus características y peligros.

Cada día comemos un sinfín de alimentos o “productos que se comen” (no es lo mismo) y no reparamos en sus características y composición. Sus componentes nos aportan energía, elementos estructurales y funcionales para que nuestro organismo funcione, y a poder ser de la forma más sana posible.

Para empezar, remarcaremos que no todo lo que comemos es sano. Existen muchos productos con componentes, en muchas ocasiones ocultos o enmascarados, que no son saludables.  Eso es debido a que, la prioridad de gran parte de la industria alimentaria no es cuidarnos y mantenernos sanos con la alimentación. Es un negocio y lo que importa son los beneficios.

Actualmente, se ha desatado una gran alarma por la gran controversia que supone la utilización del aceite de palma, y ahora hablaremos brevemente de ello. Pero no es más que otro elemento más que se ha destapado de la gran lista que existe: los ácidos grasos trans, las grasas parcialmente o totalmente hidrogenadas, el aceite de coco, los alimentos demasiado ricos en azúcares refinados, etcétera.

 

Tipos de aceite. ¿Cuáles son saludables y cuáles no?

En primer lugar, es importante aclarar que existen dos tipos principales de aceites o grasas:

  • Insaturadas que podemos subdividir en:
    • Monoinsaturadas: aceite de oliva virgen extra, aguacate, etc.
    • Poliinsaturadas: aceites de pescado azul (salmón, arenque…)  y semillas oleaginosas (almendras crudas, nueces, avellanas
  • Saturadas
    • Aceite de palma, coco.

 

Aceites insaturados

  1. Estos aceites son saludables y tienen efectos beneficiosos sobre la salud.
  2. Disminuyen los niveles de colesterol LDL y VLDL (malo) y suben el HDL (bueno).
  3. Esto conlleva efectos muy positivos para la salud cardiovascular, y la prevención de enfermedades relacionadas con el corazón y el aparato circulatorio.
  4. Debido a ello, es un elemento recomendable en una dieta saludable.

Aceites saturados

  1. Estos aceites no son aconsejables tomarlos en cantidades importantes, ni habitualmente ya que tienen efectos negativos sobre la salud.
  2. Elevan los niveles de colesterol LDL y VLDL (malo) y bajan el HDL (bueno)
  3. Esto conlleva efectos muy negativos principalmente para la salud cardiovascular, y pueden ser un factor que predispone a desarrollar ciertas enfermedades relacionadas con el corazón y el aparato circulatorio.
  4. Además, expertos alertan que el ácido palmítico es uno de los aceites menos saludables dentro del abanico existente referente a los aceites saturados, que ya de por sí no son aconsejables.
  5. Por otra parte, estudios realizados por la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) han encontrado una posible relación entre la ingesta del ácido palmítico que contiene el aceite de Palma, con un mayor riesgo de formación de células cancerosas. Esto es debido principalmente al proceso de refinado a más de 200ºC. En este proceso se elimina el color rojo del aceite, y se mejora el sabor y olor, produciéndose toxinas de carácter genotóxico y carcinógeno, como por ejemplo el glycidol, sus esteres y el monocloropropanadiol.
  6. Debido a todo esto, es un elemento no recomendable en una dieta saludable.

¿Por qué la industria alimentaria utiliza el aceite de palma?

 Ha quedado claro que los aceites insaturados son los más saludables. Entonces, ¿por qué utilizan la industria alimentaria en mayor medida los aceites saturados?

Con respecto a estos aceites saludables, existe un problema para los fabricantes. Debido a que son insaturados se oxidan fácilmente con el calor, la luz y el aire. Esto hace que con relativa facilidad se enrancien por dichos factores. Por lo tanto, son buenos conservantes si se mantienen a oscuras, a temperaturas relativamente bajas y cerrados herméticamente. Pero no son “todoterrenos”.

En cambio, los aceites saturados (ej. Palma, coco) resisten muy bien la oxidación frente al aire, el calor y la luz. Además, su extracción y utilización es sustancialmente más barata que en el caso de los insaturados. Podríamos resumirlo:

  • Sabor neutro
  • Buena textura
  • Se mantiene sólido a temperatura ambiente
  • Estable
  • Muy barato su cultivo, extracción y elaboración
  • Resistente a la oxidación debido a la luz, el aire y el calor
  • Todo ello hace que sea un buen conservante, desde el punto de vista estrictamente comercial.

En conclusión, económicamente son más interesantes, aunque no para nuestra salud.

 

¿Dónde encontramos el aceite de palma y parecidos?

El problema reside en que los aceites saturados se encuentran en un sinfín de alimentos que consumimos habitualmente. Algunas veces están marcados como tales, y otras están ocultos o enmascarados. En las etiquetas podemos encontrar escrito:

  • Referencia directa: Aceite de Palma.
  • Referencia indirecta: Grasas saturadas.
  • Referencia oculta o enmascarada, bajo una denominación genérica: Aceites vegetales (sin especificar nada más). En este caso, en un tanto muy elevado lleva aceite de palma y/o otros igualmente perniciosos como el de coco.

Por lo general, se encuentran en alimentos de la gama Fast Food, precocinados (pizzas, patatas fritas), sopas instantáneas, latas de conservas, congelados, bollería industrial, snacks, salsas, helados, margarinas, galletas, bombones, y un lago etcétera… incluso en alimentos infantiles.

También es muy habitual encontrarlo en productos cosméticos y de higiene personal.

 

Pero un consejo, siempre hay que mirar las etiquetas.

En ocasiones, he encontrado Gluconato monosódico, aceites vegetales y otros elementos parecidos en marcas caras e incluso en alguna marca de dietética… ¡una verdadera tomadura de pelo!

¿Qué debemos hacer? ¿Qué tenemos que comprar?

Conforme más natural, artesanal y de calidad sea un alimento es menos probable que contengan este tipo de aceites saturados y perjudiciales.

Es decir, existen pizzas, bombones, pasteles, galletas, helados, etc. mucho más saludables. En estos casos, la calidad se debe a una materia prima o ingredientes, y una elaboración muy superior pero que a su vez suelen encarecer el producto.

Pero un consejo, siempre hay que mirar las etiquetas. En ocasiones, he encontrado Gluconato monosódico, aceites vegetales y otros elementos parecidos en marcas caras e incluso en alguna marca de dietética… ¡una verdadera tomadura de pelo!

Algunas cadenas de supermercados ya han anunciado que van a eliminar este aceite de su gama blanca, y el gobierno insta a que no se utilice en alimentos infantiles.

En resumen, tengamos en cuenta una serie de medidas básicas:

l

Tomar nota

  • Revisar las etiquetas de lo que compramos.
  • Evitar en la medida de lo posible alimentos que contengan aceite de palma, aceite de coco, aceite vegetal, grasas parcialmente o totalmente hidrogenadas, ácidos grasos trans… que son aceites o grasas saturadas.
  • Evitar muy especialmente en bebes, niños pequeños, personas ancianas, personas con enfermedades, y más aún si son graves.
  • Utilizar alimentos que contenga aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva virgen, aceite de girasol (mucho mejores los de oliva no refinados), conservas “al natural“.
  • Si se toma algún alimento que contenga las grasas perjudiciales anteriormente comentadas que sea.
    • Esporádico y no habitual.
    • En un marco de un alimentación sana y equilibrada.
    • Con unos hábitos de vida saludables.
  • En caso de duda consultar a su médico y dietista.
La flora intestinal, nuestra aliada en la salud

La flora intestinal, nuestra aliada en la salud

La flora bacteriana. ¿Qué conocemos realmente de ella?

Hoy día, se habla mucho de la flora intestinal. Los anuncios recomendando probióticos para mejorar nuestras defensas son cotidianos y abundan en la televisión. Pero más allá del anuncio indicando que “ayuda a tener una defensas fuertes”, la flora intestinal y los probióticos son aún bastante desconocidos .

La flora bacteriana es compleja y más importante de lo que la mayoría de personas puedan creer. Tenemos que pensar que el equilibrio y salud intestinal forma parte de los principales pilares de la salud. Ya en la antigua Grecia, Hipócrates de Cos defendía esta idea.

 

¿Qué es la flora bacteriana?

Se considera que en el organismo humano existen más de 100 billones de microorganismos, de más de 400 especies, y que más del 95 % viven en el sistema digestivo. De todos estos microorganismos, hay que resaltar la flora intestinal.

Son un conjunto de bacterias simbióticas que viven en nuestro intestino, especialmente en el colon, y que forman parte de un complejo ecosistema. Cuando decimos simbióticas nos referimos que viven en nosotros, y ellas sacan partido de ello, pero también nos reportan beneficios para nuestra salud.

 

Tiempo de Salud con Eivissalut

Salud natural con Josep Colonques

Podcast de este tema de la Cope Ibiza

( Programa del 12 de septiembre de 2016)

¿Solamente encontramos flora en nuestro intestino?

La flora simbiótica está presente en muchas partes de nuestro organismo, principalmente en el tracto digestivo. Pero en otros lugares del cuerpo también desempeñan una importante labor de vigilancia y defensa, como sería el caso de la vagina.

 

Efectos y beneficios sobre nuestra salud

  • Fortalece el sistema inmunitario inespecífico, ya que forma parte de él.
  • Asimismo, ayuda a mejorar el buen funcionamiento dichas defensas inmunológicas.
    • Una de sus funciones es la de encargarse de la especialización del tejido linfoide de la mucosa del intestino. Esto permite que las bacterias muestren a los linfocitos T que cepas don útiles para el organismo y cuáles no lo son.
    • Permite a nuestro sistema inmunitario ser capaz de identificar antígenos invasores y perjudiciales para la salud.
    • Previene la invasión de microorganismos perjudiciales para la salud que puedan encontrarse en los alimentos que ingerimos. Realiza una especie de efecto barrera.
  • Interviene y mejora la absorción de ciertos nutrientes como al calcio, el magnesio y el hierro.
  • Interviene en la síntesis de ciertas vitaminas como la D y la K.
  • Producen enzimas útiles en la digestión de los glúcidos.
  • Ayuda a regular el tránsito intestinal. Es un preventivo ante ciertos tipos de estreñimiento.
  • Mejora las digestiones favoreciendo procesos fermentativos y no putrefactivos.

Existen muchos tipos de cepas:

L. Acidophilus, L. Rhamosus, L. Paracasei, B. Lactis, S. Thermophilus, L. Bulgaricus, etc.

 

Manifestaciones de una flora intestinal dañada y debilitada

Puede darse un gran número de problemas que puede varias según cada persona y constitución. Algunos ejemplos de ello son:

  • Alteraciones gastrointestinales como hinchazón abdominal, gases, flatulencias…
  • Cambios en el ritmo intestinal, muy común en ciertos estreñimientos o periodos de alternancia entre estreñimiento y diarrea.
  • Cierta deficiencia inmunitaria. En ocasiones, se puede manifestar en una gran tendencia a sufrir resfriados, gripes, anginas, etc.
  • Tendencia a padecer ciertas infecciones.
  • Cansancio sin motivo aparente.
  • Según ciertos estudios científicos, algunos tipos de intolerancia o hipersensibilidad alimentaria puede tener relación con el estado de la flora intestinal.

 

¿Qué son los probióticos y prebióticos?

Aquí suele darse aún una gran confusión.

Según la OMS, los probióticos son organismos vivos de origen natural que cuando se consumen tienen efectos beneficiosos sobre la salud. Tienen un efecto directo sobre el equilibrio, regulación y restauración de la flora simbiótica del organismo.

Dicho de otra forma, y respecto el tema que nos atañe, serían diferentes cepas de flora viva que podemos consumir para repoblar directamente la flora de nuestro cuerpo.

Es muy importante resaltar que los probióticos tiene que ser y debe llegar al lugar de destino VIVOS. Si no ocurre así no podrán cumplir su función de repoblación. En el estómago se destruyen muchas de las bacterias que ingerimos, tanto beneficiosas como perjudiciales, debido entre otras cosas a sus potentes ácidos y a las enzimas digestivas. Por ello, deben poder traspasar la barrera gástrica y llegar indemnes al intestino. Por ello, es una mala práctica tomar yogures como postre de una comida, mejor en ayunas y/o con el estómago vacío. También existen preparados en capsulas resistentes al estómago.

Los prebióticos son nutrientes para la flora, para que puedan alimentarse, fortalecerse, regenerarse, reproducirse y vivir. Tenemos por ejemplo el chucrut o col fermentada, el kéfir, la cebolla, el puerro, las legumbres…

 

Es mucho más efectivo tomar los yogures en ayunas, con el estómago vacío.

Los ácidos del estómago de la digestión pueden destruir la mayor parte de los probióticos.

¿Qué factores hacen disminuir la flora?

La flora puede disminuir paulatinamente o bruscamente por diferentes motivos. Entre ellos podemos destacar:

  • Los antibióticos: a veces necesarios, siempre y cuando lo recomiende el médico, son útiles para destruir microorganismos patógenos y luchar contra infecciones. Pero también destruye la flora simbiótica de nuestro cuerpo de una forma muy agresiva. Por ello, los expertos recomiendan tomar flora una vez terminado el tratamiento de antibióticos durante un tiempo prudencial. Especialmente recomendado en niños pequeños y ancianos.
  • El estrés crónico.
  • Una dieta desequilibrada rica en alimentos procesados, grasas saturadas, refinados, café y alcohol que irritan la mucosa.
  • El tabaco.
  • La falta de ejercicio físico y con ello el sedentarismo.

Cosas importantes a considerar

  • Para aprovechar mejor el efecto de los yogures, tomarlos solos y con el estómago vacío y no después de una comida.
  • Es recomendable tomar probióticos después de tomar antibióticos durante un tiempo prudencial.
  • Las cápsulas de probióticos tienen generalmente un recubrimiento contra los ácidos del estómago y las enzimas digestivas, por lo que llegan sin daños al intestino.
  • Las cápsulas de probióticos se suelen utilizan cuando se necesita repoblar la flora de una forma importante.
  • Casi todo el mundo puede beneficiarse de los probióticos, y muy especialmente los niños y ancianos.
j

Tomar nota

s

Nota importante

En el caso de padecer alguna enfermedad, seguir un tratamiento médico, o situación fisiológica especial como embarazo o lactancia, consultar con su médico de cabecera o especialista por si encuentra algún inconveniente a lo dicho anteriormente.

El cansancio y estrés del verano en Ibiza y Formentera

El cansancio y estrés del verano en Ibiza y Formentera

El cansancio y el estrés en la temporada de verano en Ibiza y Formentera

Estamos ya en pleno verano, y la estación estival no es para todo el mundo sinónimo de vacaciones. Tanto en las Pitiusas de Ibiza y Formentera, como en las Baleares, muchas personas viven en estos momentos largas jornadas de trabajo y calor.

A lo anterior, se le suma una alimentación irregular, dormir menos horas por la noche o ritmos cambiados, etc.. Todo ello se traduce con un incremento gradual del cansancio y estrés acumulado. Nos falta esa chispa para poder afrontar los quehaceres cotidianos pero la temporada sigue y uno no se puede bajar del tren, hay que aguantar hasta octubre.

 

¿Qué podemos hacer para hacer frente a este cansancio y estrés?

Para hacer frente a esta situación, hay que valorar cómo estamos y nuestra situación. ¡Si el estrés es desorbitado, con ansiedad, insomnio… y se nos está  escapando de las manos!

Puede que valga la pena intentar buscar un pequeño hueco en nuestra apretada agenda, y recurrir a un psicólogo que nos ayude a organizarnos y gestionar mejor nuestro tiempo y estrés.

En el caso de que dicho estrés y cansancio no estén en fase de alerta roja, puede que aún estemos a tiempo de tomar una serie de medidas para mejorar nuestro estado. Disciplinas como la acupuntura o la fitoherbología china pueden ayudar mucho en caso de cansancio, inquietud y estrés que sean debidas a causas funcionales.

Pero como base, los expertos recomiendan primero seguir unas pautas básicas de salud, y segundo ayudarnos si es necesario de algún complemento funcional.

j

Tomar nota

 

 

 

 

Es de gran importancia intentar seguir una dieta equilibrada, respetar las horas mínimas de sueño, y regalarnos 15 minutos al día para nosotros mismos.

Pautas básicas de salud

En primer lugar, mantener en la medida de lo posible unos pilares básicos de salud, aunque no tengamos mucho tiempo para ello y tengamos horarios estrambóticos.

a) La alimentación:

Como dice el dicho, “Somos lo que comemos”. La alimentación nos aporta los nutrientes y la energía necesaria para funcionar. Si esta es desequilibrada tendremos deficiencias, y si es de mala calidad nuestro organismo se resentirá muchos con un funcionamiento mucho menos efectivo y una tendencia a sufrir desequilibrios.

  • Seguir una alimentación variada, equilibrada, sana, limpia y con una base de dieta mediterránea.
  • Evitar comidas pesadas y copiosas, muy procesadas, con fritos y exceso de salsas… en verano ya que restan energía.
  • Tomar cada día vegetales crudos, agua abundante, zumos, comidas ligeras y frescas… Cocinar en crudités, vapor o plancha… proporciona mucha más energía. Tenemos gazpachos, ensaladas, salmorejos, vichyssoise, macedonias de fruta, etc.

b) Respetar en la medida de lo posible las horas de sueño.

El organismo recarga energía y se recupera por la noche mientras dormimos.

c) Dedicarnos diariamente unos momentos para nosotros/as

Aunque sean 15 minutos al día, obligarnos a tener nuestro “oasis de tranquilidad personal”. Podemos dedicarlo a realizar algo que nos gratifique como: un baño relajante, la lectura de un buen libro, escuchar una música tranquila, un paseo por la playa o campo, ir al cine, hacer tai chí o yoga, etc. Realizar algo que rompa con nuestra rutina y nos haga desconectar de nuestro día a día.

Complementos funcionales

Con las bases comentadas anteriormente, investigadores en el campo de la salud recomiendan ciertos elementos naturales que nos pueden aportar un extra de energía:

 

  • Complejo multinutriente general que tenga incluido el complejo B, vitaminas C, beta caroteno, minerales, enzimas, etc.
    • El estrés continuado, comidas desarregladas, etc… pueden crean ciertas deficiencias nutricionales que pueden ocasionar cansancio, astenia, hipersensibilidad nerviosa, debilitamiento inmunitario puntual, etc. Un complejo multinutriente puede suplir en momentos concretos ciertas deficiencias, aunque la base tendría que ser seguir una alimentación sana y equilibrada.
  • Complejo B.
    • Podemos repetir lo dicho en el apartada a. Añadir que el grupo de vitaminas del complejo B juega un papel muy relevante sobre la energía de la persona, y el equilibrio del sistema nervioso frente al estrés. Además, ejercen otras muchas funciones importantes sobre el organismo.
    • De ellas, destacar la vitamina B15 ó ácido pangámico. Esta vitamina no suele incluirse en una fórmula B general. Necesita de unos niveles mínimos de las otras en el organismo para metabolizarse correctamente. Muy utilizada en deportistas que realizan esfuerzos aeróbicos de media y larga duración.
    • Es uno de las primeras vitaminas que entran en deficiencia por una comida irregular y/o desequilibrada.
  • Jalea Real.
    • Este producto elaborado por las abejas contiene una gran riqueza nutricional, ayuda a estimular las defensas y puede energizarnos sin ponernos nerviosos.

Los complementos naturales funcionales nos pueden ayudar a mejorar ciertos aspectos de nuestra fisiología, así como calidad de vida y bienestar.

  • Maca andina (Lepidiuem meyenii)
    • Esta planta de origen sudamericano sería como el Ginseng de esa latitud geográfica. Tiene diversas funciones entre las que destaca su capacidad adaptógena frente al estrés, estimulante de la inmunidad y potenciadora de energía. Su efecto es acumulativo.
  • Ginseng rojo coreano (Panax Ginseng)
    • Una de las plantas más populares de oriente, pero a la vez bastante desconocida.
    • Esta planta tiene muchas propiedades para salud, pero hoy destacaremos la de ser adaptógena frente al estrés, estimulante de la inmunidad y potenciadora de energía.
    • Pero hay que tener una serie de cosas en cuenta:
      • El ginseng de calidad es el de más de 7 años. Esta variedad proporciona energía sin provocar nerviosismo o inquietud, cosa que ocurre especialmente en los ginseng de menos de 3 años. Esto también acarrea que el precio del ginseng “bueno y efectivo” sea sustancialmente más caro.
      • Tener en cuenta que el ginseng rojo da energía de forma relativamente rápida, pero también disminuye su efecto rápidamente.
      • Según la medicina tradicional china, en algunas personas que tienen sobrepeso con acumulación de Tan que bloquea al Bazo, con lengua pálida, hinchada y marcas de dientes…. el ginseng rojo puede ejercer un efecto contrario.  Es decir, letargo, cansancio, astenia, etc. Para ello buscar otras alternativas como el ginseng blanco.
      • Su efecto acumulativo.

Podcast de este tema de la Cope Ibiza

( Programa del 25 de julio de 2016)

Tiempo de Salud con Eivissalut

Salud natural con Josep Colonques

  • Rodhiola (Rodiola rosea)
    • Esta planta sería como el ginseng de los países nórdicos. En los últimos años, ha adquirido mucha fama por sus beneficios sobre los deportistas.
    • De sus diferentes propiedades destacaremos la de ser adaptógena frente al estrés, estimulante de la inmunidad y potenciadora de la energía.
    • Muy utilizada en deportistas que realizan esfuerzos aeróbicos de media y larga duración.
    • Destacar que:
      • Salvo hipersensibilidades, proporciona energía sin crear nerviosismo, ansiedad o inquietud.
      • Su efecto es acumulativo.
  • Ginseng blanco también conocido como Ginseng siberiano o Eleuterococo (Eleutherococcus senticosus)
    • Esta planta tiene muchas propiedades para salud, pero hoy destacaremos la de ser adaptógena frente al estrés, estimulante de la inmunidad y potenciadora suave de la energía.
    • Destacar que:
      • Esta variedad de ginseng no produce una subida de energía tan rápida como el ginseng rojo, pero se mantiene su efecto más tiempo, y la bajada es más lenta y paulatina
      • Salvo hipersensibilidades, proporciona energía sin crear nerviosismo, ansiedad o inquietud.
      • Su efecto es acumulativo.
  • Chlorella, espirulina y klamath
    • Estas son tres algas muy importantes y de mucho prestigio. De sus numerosas propiedades, destacar que aportan gran cantidad de nutrientes incluido aminoácidos y las vitaminas B3, B6, B12 relevantes para el sistema nervioso. Son grandes depurativos, antioxidantes e incluso pueden eliminar en cierta medida los metales pesados. Debido a su riqueza nutritiva y efecto depurativo proporcionan energía al organismo.
    • Destacar que:
      • Salvo hipersensibilidades, proporciona energía sin crear nerviosismo, ansiedad o inquietud.
      • Su efecto es acumulativo.
s

NOTA IMPORTANTE

Tiempo de Salud con Eivissalut

Salud natural con Josep Colonques

  • En el caso de padecer alguna enfermedad, seguir un tratamiento médico, o situación fisiológica especial como embarazo o lactancia, consultar con su médico de cabecera o especialista por si encuentra algún inconveniente a lo dicho anteriormente.
    • Por ejemplo, los ginseng no se aconsejan en caso de padecer hipertensión arterial, y las algas pueden ocasionar problemas en cierta personas con hipertiroidismo,  por su contenido en yodo.
  • Lo expuesto anteriormente no son consejos terapéuticos, sino una divulgación de hábitos saludables.
  • En caso de padecer ansiedad, estrés o cansancio de forma muy exagerada o crónica se recomienda visitar a su médico para que le realice un diagnóstico. Puede ser que necesite analíticas u otras pruebas alopáticas.
Libro recomendado: Pan sin glúten: elaboración, trucos…

Libro recomendado: Pan sin glúten: elaboración, trucos…

El libro del Pan sin glúten…

Queremos recomendar este fantástico libro, Pan sin gluten: Principios, técnicas y trucos para hacer pan, pizza, bizcochos, cupcakes y otras recetas sin gluten

¿Qué ocurriría si un día descubrimos que el gluten no nos sienta bien? puede que descubramos que tenemos alergia, intolerancia o sencillamente no nos sienta bien.

Este título encierra un libro muy práctico para las personas que no pueden o han decidido eliminar de su dieta el gluten.

La primera parte es más analítica y explica de una forma muy rigurosa las consecuencias que puede acarrear el gluten en la dieta, cómo evitarlo y que alternativas existen. También ofrece una relevante información a nivel nutricional.

La segunda parte se centra en la elaboración de recetas sin gluten: técnicas y trucos para realizar pizzas, cocas, pan, magdalenas, pasteles, etc…

Autores: Marc Alier y Maria José Casañ son doctores en ciencias y profesores de la universidad Politécnica de Cataluña.

Páginas: 209

Año de edición: 2015

Puede comprarlo en Amazon