Psicología y Salud Emocional

Símbolo de psicología Ibiza y neurociencias de una cabeza como un puzzle

¿Qué es la Psicología?

La Psicología es la ciencia que estudia el comportamiento y los procesos mentales de los seres humanos. La terapia Cognitivo-Conductual nos ofrece estrategias específicas que se han mostrado eficaces, para gestionar problemas concretos que podemos tener la mayoría de las personas en algún momento de nuestras vidas.

El estilo de vida occidental nos proporciona mucho confort, tecnología y recursos diversos para desarrollar nuestro día a día, lo cual incorpora muchos aspectos positivos tanto para satisfacer nuestras necesidades básicas, como las de carácter más ocioso, lúdico y hedonista. Por otra parte, dicho estilo de vida nos puede suponer un entorno con exceso de estimulación, acelerado, competitivo e incluso agresivo para nuestra mente más primitiva, que es donde residen las emociones.

La ansiedad y la depresión, conocidas desde hace ya unos años como las patologías del siglo XXI debido a su aumento progresivo, son los síntomas complejos que se manifiestan como consecuencia de esta desadaptación al entorno. Nos avisan de que algo no se está haciendo bien o no funciona en la vida de esa persona. Paradójicamente, mientras siguen aumentando los avances médicos y tecnológicos, así como el uso de psicofármacos (ansiolíticos y antidepresivos), también sigue incrementándose la incidencia en la población de los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo.

 

 

 

“El equilibrio psicoemocional es imprescindible para vivir una vida feliz y saludable”.

Chica estresada ne la oficina

Chica deprimida sentada en el suelo

Chica feliz en la playa

Terapia Psicológica y asesoramiento en…

La terapia psicológica proporciona herramientas para que las personas podamos combatir dichos síntomas y resolver conflictos propios (estrés, ansiedad, fobias específicas, depresión, baja autoestima, trastornos alimentarios, adicciones, planificación y toma de decisiones, procesos de duelo, etc.), así como conflictos relacionales y afectivos (problemas sexuales, conflictos de pareja, relaciones tóxicas, déficit en habilidades sociales, fobia social, conflictos paterno-filiales y pautas de modificación de conducta para padres, entre otros).

Síguenos en las redes sociales