Parche de grafeno para medir la glucosa sin pinchazos

La ciencia y la tecnología están avanzando en todos los campos a un ritmo sorprendente. En el área de la salud y la medicina no podría ser menos y también se producen descubrimientos e inventos interesantes.

Hoy, hablaremos de un prototipo que se ha desarrollado para el control de los niveles de glucosa en los pacientes diabéticos, sin necesidad de agujas ni de pinchazos.

Hasta la fecha, no existía ningún sistema que no fuera invasivo a la hora de realizar mediciones fiables y precisas.

 

La pulsera de grafeno, ¿Cómo funciona?

Un equipo de científicos han diseñado un dispositivo que tiene la capacidad de medir directamente los niveles de glucosa presente en el sudor. El aparato es una especie de parche que tiene apariencia de pulsera. En él se encuentran integrados diversos chips que toman mediciones en tiempo real.

Este gadget ha sido posible gracias a que se ha utilizado como material principal el grafeno. Se caracteriza entre otras cosas por su conductividad eléctrica, ligereza y delgadez pero gran resistencia, así como su buena flexibilidad. Está considerado uno de los principales materiales del futuro, que por sus propiedades físicas le confieren multitud de posibilidades de uso.

 

La idea es la de poder monitorizar con precisión y efectividad

los niveles de glucosa en sangre a partir del sudor, sin necesidad de pinchazos.

El grafeno fue descubierto hace relativamente poco tiempo. Los científicos que demostraron sus inusuales propiedades (Andre Geim y Konstantin Novoselov de la Universidad de Manchester) les fueron otorgados el Premio Nobel de física en el año 2010.

La medición exacta de los niveles en sangre de glucosa, a partir del sudor de la piel, ha sido un trabajo largo y difícil. Esto es debido a la dificultad que conlleva medir eficientemente y con precisión las muestras de sudor. Factores como las al grado de humedad, la temperatura, el Ph de la piel, etc. varía en cada persona y en cada momento.

Este dispositivo ha sido desarrollado por científicos de la Universidad Nacional de Seúl y el Instituto Tecnológico de Gyeinggi-do (Corea del Sur), conjuntamente con las universidades de Massachusetts y Austin (Texas).

 

¿Y en el futuro?

Se prevé que en un tiempo, este dispositivo pueda ir surtido también de unas microagujas capaces de administras, a través de la piel, la dosis necesaria de antidiabético cuando los niveles de glucosa se eleven. De momento, existen unos prototipos que se están probando en ratones. Debido a que las microagujas se activan por efecto del calor, se ha sustituido la insulina (muy sensible al calor y se degrada) por metformina. Una serie de enzimas que se encuentran en los sensores son las encargadas de desencadenar las reacciones electroquímicas cuando los niveles de glucosa se elevan. Todo ello se produce en tiempo real.

 

El grafeno se caracteriza por su conductividad eléctrica,

su gran resistencia, ligereza, delgadez y flexibilidad.

De todas formas, aunque solamente tuviera la función de medición, éste ya sería un alivio para los miles de diabéticos que tienen que pincharse diariamente para controlar sus niveles sanguíneos de glucosa.

Según declaraciones del Dr. Richard Guy de la Universidad de Bath (Reino Unido), aún queda camino por andar. Pero este trabajo es un gran avance para conseguir un día el gran objetivo “que no se necesario pincharse periódicamente para medir los niveles de glucosa”.

Esperemos que este gadget acabe viendo la luz y pueda ser un método efectivo de medición para todo el mundo.

 

Fuente: http://www.elmundo.es/salud/2016/03/21/56eff7d5ca474161698b4648.html

Fotografía difundida por la revista Nature Nanotechnolog.